791
post-template-default,single,single-post,postid-791,single-format-standard,theme-lounge,lounge-core-1.0.3,woocommerce-no-js,,ajax_updown_fade,page_not_loaded

La Realidad Virtual y su posible ayuda terapéutica para las personas con depresión

 

La Realidad Virtual y su posible ayuda terapéutica para las personas con depresión

Publicado en Artículo 28 Feb 2016

Desde Somatic Experiencing Barcelona nos interesamos por todas aquellas investigaciones que se realizan para poder contribuir a sanar las heridas relacionadas con procesos traumáticos. Las nuevas tecnologías están descubriendo rutas que antes no podíamos considerar posibles y, recientemente se ha realizado un estudio piloto sobre una posible terapia de realidad virtual interactiva que podría ayudar a las personas con depresión a ser menos críticas y más compasivas con ellas mismas, lo que permitiría reducir los síntomas depresivos. Estos datos han sido recogidos en un nuevo estudio de la University College London y ICREA-Universidad de Barcelona y se ha publicado en el British Journal of Psychiatry.

La terapia, previamente probada por voluntarios sin ningún síntoma, fue utilizada en 15 pacientes con depresión de entre 23 y 61 años de edad. De entre todos ellos, se observó una disminución de los síntomas en nueve casos tras un mes de terapia, de los que cuatro mostraron una disminución significativa.

Esta técnica conlleva que los pacientes han de llevar un casco de realidad virtual que les permita contemplar el mundo digital desde un plano en primera persona lo más real posible. A partir de ahí, las imágenes muestran con el máximo grado de detalle los movimientos producidos por el propio paciente, creando la ilusión llamada «incorporación».

Desde el punto de vista de un adulto, los participantes fueron entrenados para expresar un sentimiento de compasión hacia un niño virtual con una serie de problemas, al que debían tratar de convencer para que dejara de llorar y acabase respondiendo positivamente al diálogo. El siguiente paso consistía en invertir las posiciones y dejar que los pacientes ocuparan el lugar de los niños para recibir así los consejos y palabras que ellos mismos habían dado previamente. Este circuito de 8 minutos se repitió tres veces semanales durante un mes.

«La gente que lucha contra la ansiedad y la depresión pueden ser excesivamente autocríticas cuando las cosas van mal en sus vidas», explica el director del estudio, el profesor Chris Brewin (Clínica UCL, Educación y Psicología de la Salud). «En este estudio, al reconfortar al niño y después escuchar sus propias palabras de nuevo, los pacientes se están dando a sí mismos señales de compasión. El objetivo era enseñar a los pacientes a ser más compasivos hacia sí mismos y menos autocríticos, y hemos visto resultados prometedores. Un mes después del estudio, varios pacientes describieron cómo la experiencia había cambiado su respuesta a situaciones de la vida real en la que previamente hubieran sido autocríticos».

«Ahora esperamos poder seguir desarrollando la técnica para llevar a cabo un ensayo controlado más grande, por lo que aún no podemos determinar con seguridad algún beneficio clínico», dice el co-autor el profesor Mel Slater (ICREA-Universidad de Barcelona y UCL Ciencias de la Computación). «Si se observa un beneficio sustancial, esta terapia podría tener un enorme potencial. La reciente comercialización de sistemas de realidad virtual para el hogar de bajo coste significaría que este tipo de métodos podría llegar a ser utilizado de forma generalizada «.

¿Qué os parece esta nueva conexión entre realidad virtual y tratamiento psicológico? ¡Queremos conocer vuestra opinión!